sancrisPor Karla Mendizábal
Diario de un capacitador

Desde mis inicios como facilitadora en ENLACE, he disfrutado de una gratificante experiencia ya que cada programa es de vital importancia. Como profesional, he experimentado situaciones muy significativas pues he visto cambios positivos no solo en los maestros sino también en mí.

Actualmente trabajo en Diplomado de Orientación Familiar y Diplomado en Competencias de Liderazgo Educativo para la Construcción de Comunidades Escolares de Aprendizaje. En varias comunidades como San Cristóbal Alta Verapaz, Salamá Baja Verapaz, Amatitlán, Villa Nueva y Ciudad de Guatemala, he encontrado personas que han dejado huella. Dentro de cada programa he vivido experiencias maravillosas, hemos reído, llorado y compartido momentos especiales que nos han hecho crecer. Puedo mencionar algunas anécdotas importantes:

Durante una sesión en el programa de Villa Nueva durante el receso le avisaron a una docente que su padre había fallecido. En ese momento me sentí acongojada y de alguna forma, compartimos su dolor. Los docentes se solidarizaron y juntos elevamos una oración a Dios por su eterno descanso.

En el Diplomado en Competencias de Liderazgo Educativo que se impartió en Amatitlán, se organizó una dinámica en la que muchos docentes se quebrantaron y compartieron sus sentimientos. Manifestaron que esa dinámica los había hecho reflexionar sobre la importancia que es dar en vida a las personas y no dejar pasar la oportunidad para expresar lo que se siente.

Además, he tenido la suerte de trabajar durante dos años en San Cristóbal Alta Verapaz. Esta comunidad la forman personas maravillosas, abiertas a los cambios y muy hospitalarias. Durante las supervisiones, se conoce a cada padre de familia y el agradecimiento hacia los docentes, las facilitadoras y ENLACE es maravilloso. En esta comunidad se habla Poqomchi’ y durante las Escuelas de Padres los docentes impartían sus charlas en este dialecto.

Durante una Escuela de padres, en la Escuela Oficial Rural de Niñas “Martha Ruiz”, se hablaba sobre la Solidaridad y una madre de familia hacía el comentario que la gente de San Cristóbal era muy solidaria ya que un día antes habían enterrado a un indigente de la comunidad a quien todos ayudaban. Al enterarse de su fallecimiento, todos colaboraron para comprar su caja fúnebre, pan y café.Así lograron entre todos darle un santo entierro.

Le doy gracias a Dios y a la vida por darme la oportunidad de ser parte de ENLACE, y sobre todo de compartir con gente tan maravillosa en cada programa.

 

Add comment


Security code
Refresh