Villa Nueva12

Por Ana Isabel Reyes
Fuente: Diario de un Capacitador ENLACE

Es usual que los inicios de los diplomados, tengan características similares: es común, por ejemplo que los maestros se agrupen según la escuela de la que provienen. También es usual que haya algunos docentes que inician con cierta resistencia al nuevo reto. Pero conforme transcurren las sesiones, los facilitadores vamos notando ciertos cambios. Me gustaría compartirles algunos con el objetivo de dejar evidencia que el conocimiento es siempre "seductor" para el ser humano y que cuando el aprendizaje es significativo, siempre nos abriremos a aprender más. 

- Los maestros empiezan a conocerse y aunque provengan de escuelas diversas, terminan formando un gran equipo. Saben que son líderes y que al final, es una misma comunidad la que necesita de su ejemplo y enseñanza. Esto los integra.

- En municipios cercanos a la ciudad, las carencias son notorias. Imparto un diplomado en Villa Nueva. Las clases son en un aula de lámina. Cuando el calor sube, los maestros se inquietan. Entonces, inmediatamente, el pensamiento remite a los niños que día a día se educan en esta aula y entonces, admiro a los maestros a los que estoy impartiendo el diplomado. Para ellos, esto es un reto cotidiano. Un reto que están dispuestos a superar.

- Cuando se trabaja con personas, ninguna palabra cae en saco roto. Una frase motivadora, una anécdota, una pregunta oportuna. Todo aporta no solo al aprendizaje si no a la vida de los que nos rodean y escuchan.

 

Add comment


Security code
Refresh